Guardalavaca

Guardalavaca fue uno de los primeros lugares visitados por Cristóbal Colón a su llegada a la isla. Durante los siglos XVI y XVII era refugio para los corsarios y piratas de la región. Esta zona fue asiento también del llamado comercio de rescate, que era el nombre que le daban los lugareños al contrabando que con los bucaneros hacían de las pieles del ganado a cambio de mercancías europeas. A unos 28 kilómetros de la ciudad de Banes, Guardalavaca a principios del siglo XX solo era un remanso desconocido donde en los tiempos de tormenta los campesinos guardaban sus reses, de ahí su nombre.